domingo, 23 de febrero de 2014

RELATO DE HANSEL Y GRETEL

CERCA DE UN BOSQUE VIVÍA UN LEÑADOR CON SU MUJER Y LOS DOS HIJOS DE ÉL. EL NIÑO SE LLAMABA HANSEL Y LA NIÑA, GRETEL. ERAN TAN POBRES, TAN POBRES QUE NO TENÍAN NI PAN DURO QUE LLEVARSE A LA BOCA. UNA NOCHE, DIJO EL LEÑADOR A SU MUJER: -¿QUÉ VA A SER DE NOSOTROS? LOS TIEMPOS SON CADA VEZ MÁS DIFICILES Y NO TENEMOS QUÉ COMER. -YO TENGO UNA IDEA- CONTESTÓ LA MADRASTRA-. MAÑANA, CUANDO VAYAMOS A TRABAJAR AL BOSQUE, ABANDONAREMOS A LOS NIÑOS ALLÍ Y ASÍ PODREMOS SALVARNOS NOSOTROS DE UNA MUERTE SEGURA. -¡JAMAS HARÍA ESO! ¡CÓMO SE NOTA QUE TÚ NO ERES SU MADRE! -EXCLAMÓ EL POBRE LEÑADOR. -PUES SI NO LO HACEMOS, VETE PREPARANDO CUATRO ATAÚDES. TODOS MORIREMOS DE HAMBRE. TANTO INSISTIÓ LA MUJER QUE ACABÓ CONVENCIENDO AL POBRE LEÑADOR. LOS NIÑOS, QUE NO PODÍAN DORMIR PORQUE TENÍAN EL ESTÓMAGO VACÍO, OYERON LA CONVERSACIÓN. -¡HANSEL, ESTMOS PERDIDOS! -EXCLAMO LA NIÑA. -NO LLORES, GRETEL; YO SÉ LO QUE HAY QUE HACER. EL NIÑO SE LEVANTÓ DE LA CAMA Y SALIÓ DE CASA. A LA LUZ DE LA LUNA, LAS PIEDRECITAS DEL SUELO BRILLABAN COMO LA PLATA. HANSEL SE LLENÓ LOS BOLSILLOS Y REGRESÓ JUNTO A SU HERMANA. -GRETEL, NO TENGAR MIEDO. YA VERÁS COMO ESTAS PIEDRECITAS NOS SALVARÁN LA VIDA. EN CUANTO AMANECIÓ, LA MUJER DESPERTÓ A LOS DOS NIÑOS: -¡ARRIBA, CHICOS! ¡YA HA SALIDO EL SOL Y TENEMOS QUE IR AL BOSQUE A RECOGER LEÑA! DESPUÉS DE VERTIRSE Y LAVARSE, LOS NIÑOS FUERON A LA COCINA. LA MADRASTRA LES DIO DOS BUENOS PEDAZOS DE PAN Y LES DIJO: -GUARDADLO BIEN Y NO LO COMÁIS DE UN GOLPE. ES LA ÚNICA COMIDA QUE TENÉIS PARA TODO EL DÍA. HANSEL, QUE TENÍA LOS BOLSILLOS LLENOS DE PIEDRAS, DIO A SU HERMANA EL TROZO DE PAN PARA QUE SE LO GUARDARA. DESPUÉS, LOS CUATRO SE FUERON AL BOSQUE. AL POCO RATO, HANSEL SE PARABA PARA SEÑALAR EL CAMINO CON LAS PIEDRECITAS BLANCAS. SU PADRE VOLVIÓ LA CABEZA Y LE PREGUNTÓ_ -¿QUE PASA HANSEL? ¡ALIGERA EL PASO! NO VAYA A SER QUE TE PIERDAS. AL LLEGAR AL CENTRO DEL BOSQUE, LA MUJER DIJO A LOS NIÑOS: -VOSOTROS OS QUEDARÉIS AQUÍ RECOGIENDO LA LEÑA. YO IRÉ CON VUESTRO PADRE A DESRRIBAR UNA ENCINA. CUANDO ANOCHEZCA, VENDREMOS A BUSCAROS. LOS NIÑOS, QUE ERAN MUY OBEDIENTES, HICIERON TODO CUÁNTO LES MANDÓ LA MADRASTRA. TERMINADA LA TAREA, SE SENTARON A COMER. LAS HORAS FUERON PASANDO Y LA NOCHE LLEGÓ, PERO SUS PADRES NO VOLVIERON A BUSCARLOS. GRETES SE PUSO A LLORAR Y GRETEL LA CALAMO DICIENDOLA QUE NO PASABA NADA, QUE ESPERARÍAN A QUE SALIERA LA LUNA PARA VOLVER A CASA. Y LA LUNA SALIÓ E ILUMINO EL BOSQUE. ENTONCES, HANSEL TOMÓ A GRETEL DE LA MANO. EL NIÑO SIGUIÓ EL RASTRO DE LAS PIEDRAS QUE HABÍA DEJADO POR LA MAÑANA Y LOS DOS HERMANOS LLEGARON A CASA AL AMANECER. LA MADRASTRA FINGIÓ QUE SE ALEGRABA AL VERLOS Y EXCLAMÓ: -¡BENDITO SEA DIOS! ¡POR FIN ESTÁIS AQUÍ! EL PADRE, SIN EMBARGO, SE ALEGRÓ DE VERDAD E INMEDIATAMENTE SACÓ UN PLATO DE COMIDA A SUS HIJOS. -COMED, QUE ESTARÉIS HAMBRIENTOS -Y LES SIGUIÓ HABLANDO CON MUCHO CARIÑO-. COMO HE VENDIDO LA ENCINA QUE CORTÉ AYER, TENDREMOS DINERO Y COMIDA DURANTE UNOS DÍAS. LOS DÍAS FUERON PASANDO Y LA COMIDA SE TERMINÓ ASÍ QUE UNA NOCHE VOLVIERON A OÍR A LA MADRASTRA DECIR: -YA NO QUEDA NADA PARA COMER Y NI UN CÉNTIMO PARA GASTAR. ES NECESARIO QUE TUS HIJOS SE VAYAN DE CASA, SI NO QUEREMOS MORIRNOS TODOS DE HAMBRE. HANSEL Y GRETEL LO OYERON TODO. CUANDO SUS PADRES COMENZARON A ROCAR, HANSEL SE LEVANTÓ A BUSCAR PIEDRECITAS. PERO LA PUERTA DE LA CASA ESTABA CERRADA, ASÍ QUE EL NIÑO REGRESÓ A LA CAMA. AL VER QUE SU HERMANO VOLVÍA CON LAS MANOS VACÍAS, GRETEL COMENZÓ A LLORAR. -NO TENGAS MIEDO, HERMANITA. ESTOY SEGURO DE QUE DIOS NOS AYUDARÁ A LA MAÑANA SIGUIENTE SE VOLVIÓ A REPETIR TODO COMO LA PRIMERA VEZ QUE SUS PADRES LES ABANDONARON EN EL BOSQUE. LA ÚNICA DIFERENCIA ES QUE, ESTA VEZ, HANSEL ECHABA AL SUELO LAS MIGAS DE PAN QUE LE HABÍA DADO LA MADRASTRA. CUANDO LLEGARON A LO MÁS PROFUNDO DEL BOSQUE, SU MADRASTRA REPITIÓ LOS MISMOS CONSEJOS Y SE MARCHÓ CON SU MARIDO. DURANTE TODA LA MAÑANA, LOS NIÑOS ESTUVIERON RECOGIENDO LEÑA. AL MEDIODIA, SE SENTARON A COMER Y GRETEL COMPARTIÓ CON HANSEL SU PANECILLO. LOS POBRES ESTABAN TAN CANSADOS QUE SE DURMIERON Y DESPERTARON CUANDO ANOCHECÍA. ESTABAN SOLOS Y NADIE HABÍA IDO A BUSCARLOS. GRETEL SE PUSO A LLORAR. -NO TIENES POR QUÉ PREOCUPARTE- LE DECÍA HANSEL-. EN CUANTO SALGA LA LUNA, VOLVEREMOS A CASA. LAS MIGAS QUE TIRÉ NOS SEÑALARÁN EL CAMINO. LA LUNA APARECIÓ PERO HANSEL NO ENCONTRÓ NI UNA SOLA MIGAJA: ¡LOS PÁJAROS SE LAS HABÍAN COMIDO TODAS! A PESAR DE ESTA DESGRACIA, EL NIÑO TRANQUILIZÓ A SU HERMANA: -YA VERÁS COMO ENCONTRAMOS EL CAMINO. Y SE PUSIERON A ANDAR. AUNQUE ESTUVIERON CAMINANDO TODA LA NOCHE, LOS NIÑOS NO LOGRARON SALIR DEL BOSQUE. HAMBRIENTOS Y AGOTADOS, SE TUMBARON EN LA HIERBA Y SE QUEDARON DORMIDOS. AL DESPERTAR, COMIERON FRUTAS SILVESTRES Y VOLVIERON A BUSCAR UN CAMINO QUE LES LLEVASE A SU CASA. ERA MEDIODIA CUANDO GRETEL VIO A LO LEJOS UNA CASA. ALIGERARON EL PASO Y, EN POCOS MINUTOS, ESTUVIERON FRENTE A ELLA.¡MENUDA CASA! LAS PAREDES ERAN DE BIZCOCHO, LAS VENTANAS DE AZÚCAR Y EL TEJADO DE CHOCOLATE. HANSEL ARRACÓ UN PEDAZO DE CHOCOLATE DEL TEJADO Y SE LO DIO A SU HERMANA: -¡TOMA GRETEL, ¡DEBE DE ESTAR BUENÍSIMO! DE PRONTO, OYERON UNA VOZ DENTRO DE LA CASA: ¿SE PUEDE SABER QUIÉN SE ESTÁ COMIENDO EL CHOCOLATE DE MI TEJADO? -NADIE, SEÑORA. ES EL VIENTO LO QUE SE OYE -RESPONDIÓ HANSEL. ENTONCES SE ABRIÓ LA PUERTA Y APARECIÓ UNA MUJER VIEJÍSIMA Y MEDIO CIEGA. LOS NIÑOS SE ASUSTARON TANTO QUE SE LES CAYÓ EL CHOCOLATE QUE TENÍAN EN LAS MANOS. PERO LA VIEJA LES SONRIÓ Y LES DIJO: -¡NO TENGÁIS MIEDO! ENTRAD EN CASA, HIJOS MÍOS, QUE NO OS VA A OCURRIR NADA. LOS NIÑOS SE TRANQUILIZARON, ENTRARON EN LA CASA Y COMIERON COMO JAMAS HABÍAN COMIDO EN SU VIDA. DESPUÉS, SE FUERON A DORMIR LA SIESTA. AQUELLA VIEJECITA AMABLE NO ERA LO QUE PARECÍA. AQUELLA VIEJECITA ERA, EL REALIDAD, UNA BRUJA TERRIBLE. TAN MALVADA Y CRUEL QUE HABÍA HECHO UNA CASA CON DULCES PARA ATRAER A LOS NIÑOS Y LUEGO COMÉRSELOS: MIENTRAS HANSEL Y GRETEL DORMÍAN, LA BRUJA SE FROTABA LAS MANOS Y, RELAMIENDOSE DECÍA: -¡QUÉ RICOS ME VAN A SABER ASADITOS ESTOS NIÑOS! A LA MAÑANA SIGUIENTE, LA BRUJA SUBIÓ A DESPERTAR A HANSEL. SIN DECIRLE UNA PALABRA, LO LLEVÓ HASTA EL ESTABLO Y ALLÍ LO ENCERRÓ. LUEGO FUE A LA HABITACIÓN DE GRETEL Y COMENZÓ A GRITAR: -LEVÁNTATE, HOLGAZANA. VETE A LA COCINA Y PREPARA EL ALMUERZO. CUANDO ESTÉ LISTO, LLEVÁSELO A HANSEL. QUIERO QUE TU HERMANO ENGORDE PARA COMÉRMELO BIEN CEBADITO. Y AUNQUE GRETEL LLORÓ CON MUCHA PENA, TUVO QUE HACER LO QUE LA BRUJA LE MANDABA. Y NO SÓLO ESE DÍA, SINO TODOS LOS DÍAS DEL MES SIGUIENTE. CADA MAÑANA, LA BRUJA SE ACERCABA AL ESTABLO Y DECÍA A HANSEL: NIÑO, SACA UN DEDITO POR LOS BARROTES. QUIERO COMROBAR SI HAS ENGORDADO. PERO HANSEL, QUE ERA MUY LISTO Y SABÍA QUE LA VIEJA ESTABA MEDIO CIEGA, SACABA SIEMPRE UN HUESECILLO DE POLLO. ¡ESE NIÑO SIGUE TAN DELGADO COMO EL PRIMER DÍA! HARTA DE ESPERAR A QUE ENGORDASE, LA BRUJA DECIDIÓ COMERSE A HANSEL AL DÍA SIGUIENTE Y ASÍ SE LO COMUNICÓ A GRETEL. LA POBRE NIÑA CORRIÓ LLORANDO A LA COCINA. TODO EL DÍA ESTUVO SOLLOZANDO Y NO PARÓ DE REPETIR UNA Y OTRA VEZ: ¡DIOS MÍO, AYÚDANOS! EN CUANTO AMANECIÓ, LA BRUJA LEVANTÓ A GRETEL PARA COCER EL PAN. LA VIEJA YA HABÍA HECHO LA MASA Y ENCENDIÓ EL HORNO DEL CORRAL. PERO AL VER LAS LLAMAS TAN VIVAS Y TAN FUERTES, LA BRUJA CAMBIÓ DE IDEA Y DECIDIÓ ASAR EN ELLAS A LA POBRE NIÑA. -NO SÉ SI EL FUEGO ESTÁ A PUNTO -DIJO LA VIEJA A GRETEL-. ASÓMATE AL HORNO PARA VER SI ESÁ BIEN CALIENTE. GRETEL, QUE HABÍA ADIVINADO LOS PLANES DE LA BRUJA, CONTESTÓ: -SOY DEMASIADO PEQUEÑA PARA HACER ESO, NO SÉ. ¡TONTA, MÁS QUE TONTA! -LE GRITÓ LA BRUJA-. VEN ACÁ Y MIRA BIEN CÓMO SE HACE. Y, AGACHÁNDOSE, LA VIEJA METIÓ LA CABEZA EN EL HORNO. ENTOCES GRETEL APROVECHÓ LA OCASIÓN Y EMPUJÓ A LA BRUJA DENTRO DEL HORNO. CERRÓ LA PUERTA Y ECHÓ EL CERROJO. PARA NO OÍR SUS HORRIBLES GRITOS, CORRIÓ AL ESTABLO A LIBERAR A SU HERMANO. MIENTRAS ROMPÍA LOS BARROTES DE MADERA, EXCLAMABA FELIZ Y CONTENTA: -¡HANSEL, ESTAMOS SALVADOS, LA BRUJA HA MUERTO ASADA! EL NIÑO SALIÓ DEL ESTABLO Y LOS DOS HERMANOS SE ABRAZARON CIENTOS DE VECES. DANDO SALTOS DE FELICIDAD, ENTRARON EN LA CASA DE LA BRUJA Y COMENZARON A REVOLVER SUS ARMARIOS. -¡HANSEL -EXCLAMÓ GRETEL-, VEN CORRIENDO! ESTE CAJÓN ESTÁ LLENO DE PIEDRAS PRECIOSAS. HABÍA TANTOS DIAMANTES Y ESMERALDAS QUE PUDIERON LLENAR TODOS LOS BOLSILLOS DE SUS VESTIDOS. DESPUÉS, SALIERON AL BOSQUE EN BUSCA DE UN CAMINO QUE LES CONDUJESE A SU CASA. LLEVABAN ANDANDO UN BUEN TRECHO, CUANDO SE ENCONTRARON UN RÍO QUE LES CERRABA EL PASO. -NO PODEMOS CRUZARLO, GRETEL. NO NOS QUEDA MÁS REMEDIO QUE DAR LA VUELTA. -¡NI HABLAR! NO PIENSO VOLVER AL BOSQUE DE LA BRUJA. ANTES, PREFIERO PASAR EL RÍO SOBRE ESE PATO -DIJO GRETEL, SEÑALANDO A UNM PATO QUE NADABA EN LA CORRIENTE. SIN PENSARLO DOS VECES, LO LLAMÓ Y LE DIJO: -PATITO, PATITO BUENO, ¿PODRÍAS LLEVARNOS A LA OTRA ORILLA DEL RÍO? Y EL PATITO ASÍ LO HIZO. PRIMERO PASÓ A HANSEL Y DESPUÉS A GRETEL. DE NUEVO EN TIERRA, LOS NIÑOS SE PUSIERON A CAMINAR. POCO TIEMPO DESPUÉS, VIERON LA CASA Y A SU PADRE EN LA PUERTA. LOCOS DE ALEGRÍA, HANSEL Y GRETEL GRITARON: -¡PAPÁ, PAPÁ, PAPÁ! EL POBRE LEÑADOR ESTABA TRISTE. DESDE QUE ABANDONÓ A SUS HIJOS, NO HUBO UN SOLO DÍA QUE NO SE ARREPINTIESE DE HABER ESCUCHADO LOS MALOS CONSEJOS DE SU MUJER, QUE HABÍA MUERTO HACÍA UNA SEMANA. ASÍ QUE AL OÍR LAS VOCES DE LOS NIÑOS, EXCLAMÓ: -¡GRACIAS A DIOS QUE ESTÁIS VIVOS! ¡GRACIAS, GRACIAS! LOS TRES DE ABRAZARON Y LLORARON DE JÚBILO. NUNCA MÁS EN AQUELLA CASA FALTÓ LA FELICIDAD, LA ALEGRÍA NI LA COMIDA, PUES CON AQUELLAS PIEDRAS PRECIOSAS FUERON SIEMPRE INMENSAMENTE RICOS. FIN

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada